Tu diario de vida soñada

Una técnica muy pero muy efectiva es tener una pequeña agenda donde escribas tus sueños, aunque sean cortos. No importa aún cuanto recuerdes de lo que has soñado sino  que empieces a ejercitar tu memoria y a presionar esa pequeña imagen difusa que recuerdas al despertar.

Es importante señalar que debes escribirlos en cuanto despiertes pues cuando estés totalmente “lucida” se te irán de las manos como cuando intentamos sacar algo del agua, y se escabulle entre los dedos. Lo que más me gusta de los sueños es que generalmente les gusta escabullirse y esconderse. Así que la próxima noche, antes de despertar, no abras los ojos sino céntrate en recordar. Primero veras una imagen (en general la última imagen con la cual soñaste) y, como si hiciéramos ingeniería inversa, seguirás aquel hilo hasta el inicio del sueño o hasta donde puedas.

Mucho cuidado porque si insistes en recorrer ese hilo demasiado rápido, se desvanecerá y lo que recuerdes al despertar se irá flotando tal como llego, y tu mente corregirá el sueño con un recuerdo consciente.

Por eso, cuando ya estas segura que tienes el hilo en tus manos, debes prepararte para anotar todo lo que recuerdes. Si es una imagen puedes dibujarla, si es un sentimiento puedes describirlo, y así gracias a este ejercicio poco a poco empezarás a hacer memoria.

Mis sueños son muy largos así que no los escribo habitualmente, pero a ti te ayudará mucho a avanzar en la técnica de recordar. Si no puedes escribirlos, ya porque te cansa escribir tanto o quizás porque temes que se va a evaporar, puedes recitarlo a alguna grabadora de voz, hay varias aplicaciones en los celulares así que no debe ser difícil poder hacerlo. Ahora, no se trata de grabarte diciendo cosas incoherentes y luego borrar la grabación, debes generar un registro más o menos detallado porque trabajaremos sobre esa grabación y probablemente debas tomar “apuntes” pues algo intenta decir tu subconsciente.

Haz el ejercicio consistentemente, vuélvelo parte de tu entrenamiento diario, y mantén un lápiz y un papel cerca de tu cama.

Si al repasar tu sueño, antes de abrir los ojos, te vuelves a dormir, no te preocupes porque nada en esta senda es instantáneo.

¡Buena Suerte!

Recuerda dejar tus comentarios o dudas más abajo. Para atención personalizada acércate a Atrapasueños

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s